Montiel Ramada

«El podólogo estuvo puntual en casa y me explicó porque me dolía justo debajo del talón perfectamente. Además, me quito dos ojos de pollo»